No puedes evitar sufrir en este mundo pero sí puedes tomar la decisión de que tu sufrimiento glorifique a Dios, decidir pasar por el sufrimiento en compañía de Jesús y en una actitud que fortalezca tu propia fe y la del que te rodea; dejar de reclamarle a Dios y tomar la decisión de confiar en Él por completo y preguntarle al Señor el propósito de la prueba que atraviesas, a fin de colaborar con Él.

Portada

Regresar a lista de libros