Lucero fue creado en estado de santidad, pero le dio cabida al orgullo y la codicia. Se rebeló contra Dios por lo que fue echado del cielo. Aún ronda la tierra tratando de atrapar en sus redes a aquellos que le hagan caso. Sin embargo, se acerca el tiempo en que será lanzado al lago de fuego. Por medio de esta pequeña obra de teatro, que puede presentarse en unos diez minutos, se enseña a los niños la historia bíblica de Lucero.

Portada

Regresar a lista de libros