Hablar de abuso sexual es difícil. La mayoría de las personas prefiere evadirlo. Los que han sido víctimas prefieren no hablarlo y a todos nos incomoda reconocer que esto se da en nuestro medio. Más sencillo es ignorar lo sucedido y actuar como si nunca hubiera ocurrido. Pero la negación no resuelve el problema. Es como esconder la basura debajo de la alfombra, no se ve, pero aún está ahí ensuciando la casa.
Temas: El pueblo de Dios no está exento del abuso sexual, Abuso sexual en la Biblia, Leyes bíblicas sobre la conducta sexual, Mis recuerdos personales de abuso sexual, Casos de abuso sexual, Cómo sanarse de las consecuencias del abuso sexual, Oración de sanidad.

Portada

Regresar a lista de libros