Somos un ministerio de apoyo a las iglesias; un ministerio de restauración de dones y ministerios. El énfasis actual de nuestra labor es la atención individual y la difusión del mensaje de que el evangelio completo incluye, además de la salvación, sanidad física, sanidad emocional, liberación de influencia demoniaca y la guía del Espíritu Santo por medio de los dones de revelación divina. Con el fin de difundir este mensaje escribimos libros, realizamos viajes misioneros, impartimos seminarios y atendemos casos a nivel individual.

Nuestro objetivo principal es entrenar líderes y pastores para practicar el evangelio completo: salvación, sanidad, liberación y desarrollo de TODOS los dones espirituales que el Espíritu Santo reparte entre Su pueblo.

El Ministerio realiza tres actividades principales:

Psicología Cristiana

Desde que Rita Cabezas se graduó como psicóloga, decidió que su enfoque de trabajo integraría el conocimiento científico de la psicología con la perspectiva bíblica y la revelación de Dios a través de los dones espirituales.

Ella atiende a sus pacientes en su consultorio privado en Costa Rica utilizando ese enfoque. A las personas que viven en Costa Rica, las atiende semanal, quincenal o mensualmente. A las personas que viajan desde el extranjero, les aparta una semana completa para un tratamiento intensivo.

Seminarios

Rita viaja dando seminarios en otros países, cuando alguna iglesia la invita y organiza la actividad. La iglesia debe cubrir todos los gastos de viaje, estadía, alimentación y la ofrenda por el trabajo de enseñanza.

Los temas que cubre en estos seminarios son en el área de sanidad emocional, liberación de influencia demoníaca, conquista espiritual territorial, desarrollo de dones proféticos, etc.

Levantamiento de Profetas

Desde que Rita se percató de que Dios todavía habla por voz profética, el desarrollo y entrenamiento de los profetas ha llegado a ocupar la prioridad en su labor ministerial. Miles de cristianos llegan a este mundo con dones proféticos y no lo descubren a tiempo para desarrollarlos y ponerlos al servicio de la Iglesia de Jesucristo.

¿Qué puede haber más importante que la voz de Dios? ¿Qué ministerio puede haber más importante que prepararle a Dios bocas proféticas por las cuales dirigir a Su pueblo en estos tiempos tan difíciles?